miércoles, 10 de mayo de 2017

POR QUÉ LA PORNOGRAFÍA YA NO ES RENTABLE

Cómo Snapchat y PornHub están matando a esta industria multimillonaria.
La explotación, la objetivación, el sexismo, la publicidad de la violencia, en todo esto se acepta culpar a la pornografía.
Foto: aluxum /Getty Images
Además, gracias a la pornografía aparecieron los pagos por Internet mediante tarjetas bancarias, las transmisiones por secuencias (o streaming), chats de vídeo y el Internet de banda ancha . La humanidad continuamente ha inventado nuevas tecnologías, para que sea fácil y cómodo de "apreciar" la violencia y la objetivación de buena calidad y sin interferencias. En la década de los años de 1960, la película de 8 milímetros se empezó a usar después de que con ella se empezó a filmar películas eróticas en video. En 1970, cuando los casetes VHS conquistaron el mercado del video en el hogar, la mitad de estos casetes tenían contenido pornográfico. Los lectores de la revista Penthouse, fueron los primeros en proveerse de módems de alta velocidad en la década de los años 1990, debido a que los editores comenzaron a vender este nuevo producto a su audiencia, para que  la conexión  deficiente a Internet no obstaculice a nadie disfrutar del erotismo.
En 1998, en sólo los EE. UU., el total de ingresos de la industria de la pornografía ascendió a $3,5 - $4 mil millones al año, y en el 2012 hasta $10,8 mil millones. Parecía ser que el mercado de la pornografía era eterna, y sus personajes, personas ricas obscenas, que exigen a la tecnología seguir adelante. Y el estereotipo existe aún. En la serial "Valle de silíceo" ("Silicon Valley"), que trata sobre la vida de las nuevas empresas tecnológicas (o startups) en San Francisco, los héroes descubren que una empresa competidora firmó un contrato por $15 millones con la industria de la pornografía para el desarrollo de un programa informático (software), para comprimir videos. "¿No entiendo de dónde sacaron el dinero?", pregunta uno de los personajes. "Es debido a la pornografía", le responden sus amigos.
Lo cierto es que la poderosa industria, que en un tiempo fue, está pasando por momentos difíciles  debido a la existencia de servicios de video gratuitos y productos de la corporación Apple. La plataforma rusa "Secreto" nos narra cómo es que se desinfla el mercado de la pornografía, y predice lo que le sucederá después.

Servicios de video asesinos
En 1994, Colin y Angie Rowntree publicaron varias fotografías de mujeres vestidas de cuero con atributos fetiche en su sitio-web Wasteland.com. La pareja pronto se hizo famosa en el mundo de la industris pornográfica estadounidense que durante 20 años impresionaba con nuevos contenidos.  Colin y Angie pusieron en marcha un sitio-web en el que se puede aprender a utilizar el bondage (o esclavitud o cautiverio o dependencia) para el BDSM (que significa: Bondage$Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo), y crearon una aplicación para tabletas con el eslogan publicitario "Nos flagelamos y tú te masturbas". Así mismo, esta aplicación se lanzó al mercado el mismo día con el iPad.
En la mayoría de los países, la pornografía en sí no está prohibida, pero hay restricciones para su difusión. En los primeros días de la red Internet  esto les hizo el juego a los creadores de los primeros sitios de pornografía: donde cada nuevo usuario, al registrarse, tenía que introducir su tarjeta de crédito bancario para demostrar que era adulto. Es decir que la base técnica para el trabajo con una suscripción de pago fue creada por sí misma. A principios del año 2000, en Internet ya habían más de 3000 pequeños sitios-web con contenidos de pago.
En aquel entonces, la pareja Rowntree, sin ser siquiera los líderes del mercado, ganaban varios millones de dólares al año, vendiendo contenidos de pornografía, básicamente relacionados con el BDSM. Pero después, tras de YouTube, comenzaron a aparecer más servicios de video gratuitos y que gradualmente los usuarios detestaron pagar dinero por el video.  "En nuestro sitio Westland.com se registraron personas que durante el período de prueba, de la suscripción gratuita, lograron descargar muchas horas de videos pornográficos que serían suficientes para 20 años!, dice Colin. Y estaba claro que todo esto, finalmente, se subirá a los servicios de video gratuitos".
A fines de la década, cuando la economía mundial se vino hacia abajo, la mayoría de las personas empezaron a preferir a YouPorn y PornHub, sitios de pornografía similares a YouTube, gratuitos y que son más rápidos y cómodos que los sitios con suscripción de pago. "Nadie más quiso utilizar tarjetas de crédito, dice quejándose Rowntree. La gente decía: "Pero si también hay YouPorn. Si, tiene una mala imagen granulada, pero es posible masturbarse".
Por supuesto que siempre existen los que aprecian la pornografía de calidad, que están dispuestos a pagar por la buena imagen y el anonimato total. Pero estos son cada vez menos, e incluso el mejor contenido de hoy en día va a parar en los sitios piratas, así como los últimos éxitos de Hollywood. Sin embargo, Hollywood tiene influencia económica y política para tratar de algún modo de luchar con el contenido pirateado. Mientras que el negocio de la pornografía no tiene influencia pública, que en general, no le importa a nadie, si se respetan o no los derechos de los estudios de pornografía, si le roban películas destinadas a la distribución pagada.

La conspiración de las empresas de tecnología
En 2010, en una conferencia de prensa sobre el lanzamiento del iPhone 4, a Steve Jobs le preguntaron si Apple le permitirá algún día a sus usuarios instalar aplicaciones sin la aprobación de la corporación. En respuesta, Jobs volvió las flechas hacia Google; "Hay una tienda de pornografía para Android que cualquiera puede permitirse el lujo de instalarlo. Por ejemplo, sus hijos. Este camino no es para nosotros". Él no pronunció el nombre de la tienda de pornografía, pero los usuarios intrigados de Android lo encontraron por sí mismos, ya que en las próximas 12 horas, 10 000 personas instalaron Mikandi en sus teléfonos inteligentes (smartphones) con Android. Para la tienda de aplicaciones de pornografía, esto fue el mejor momento. Y, sin embargo, tanto antes como ahora, es sólo un pequeño negocio ya que están registrados tan sólo casi 2,5 millones de usuarios, donde solamente 345000 de ellos visitan la tienda cada 3 meses.
Desde ese entonces, cuando en 2007 en el mercado apareció el primer iPhone, el mundo comenzó a pasarse gradualmente desde las computadoras hacia los teléfonos inteligentes. Los estudios de GlobalWebIndex en 2015 mostró que el 75% de los usuarios de Internet al menos de vez en cuando navegan en línea (osea online!) con los dispositivos móviles. Así mismo, Apple desde el principio prohibió la aplicación de pornografía en App Store. Por supuesto, que aquí también se pueden encontrar salidas, por ejemplo, el creador del servicio de video BadoinkTodd Glider, decidió posicionar su aplicación como una herramienta para ver el video streaming virtual, pero, si se desea, allí se puede ver también pornografía. Según Glider, Badoink gana alrededor de $55 millones al año. Aún así, para los usuarios de teléfonos inteligentes es mucho más fácil entrar a un servicio de video gratuito  a través de un motor de búsqueda, que descargar la aplicación. Además, con el desarrollo de las redes sociales aparecieron muchos "aficionados" que publican sus materiales para jóvenes de 18+, no con el ánimo de lucro, sino sólo por interés. Y si, por ejemplo, Facebook bloquea los contenidos eróticos, en Snapchat se puede encontrar miles de cuentas pornográficas.
La guerra contra la pornografía lo anunció no sólo Apple. En 2011, Google lanzó el filtro Google Panda, que reduce la posición de los sitios pornográficos en los resultados de búsqueda. Los desarrolladores de servicios de correo electrónico y de programas para el procesamiento del video, tampoco no quieren trabajar en el negocio de la pornografía. "Las empresas de pornografía están arruinadas, nadie quiere trabajar con ellos. Tenemos que desarrollar nuestro propio sistema para hacer una lista de envío de correos, y el propio sistema de facturación. Las herramientas para la distribución y la publicidad, tampoco no son accesibles para las empresas pornográficas", dice el co-propietario de la tienda de pornografía Mikandi, Jessi Adams.
Para contrarrestar a las corporaciones tecnológicas y a los meticulosos sistemas de búsqueda, los partícipes de la industria pornográfica piensan en alternativas. Por ejemplo, los esposos Rowntree crearon el sistema de búsqueda Boodigo, donde se puede mantener el anonimato y encontrar sitios con pornografía sin restricciones (aunque de contenidos ilegales, por ejemplo, la pornografía infantil que no hay allí). En 2014, justo después de su lanzamiento, este motor de búsqueda fue utilizado por casi 2,5 millones de personas al día, y en agosto de 2016 alcanzó la cifra de 3,5 millones. Aún así, esto ya no es innovación, sino imitación, porque si antes las innovaciones tecnológicas se inventaron para el desarrollo del negocio de la pornografía, ahora estos aparecen por sí mismos, ya que este negocio pornográfico ni siquiera tiene acceso a ellos.

Qué sucederá después.
En el sitio-web VRTube XXX, el usuario aparece en un dormitorio virtual junto con su pareja holográfica sexual (o con más parejas). Por el momento, dedicarse al sexo virtual sólo es posible con una mujer, pero los creadores han prometido que pronto habrá un holograma en forma de hombres. "Si voy a pagar por algo $800, quiero masturbarme con él", dice la co-fundadora de VRTube y ex-actriz de pornografía Ela Darling. Ella cree que las gafas de realidad virtual salvarán la industria pornográfica del colapso. Por una parte,esta idea parece ser obvia, -¿para qué además se puede utilizar las gafas y la pantalla montada en la cabeza, si no es para ver pornografía? Por otra parte, a la realidad virtual y aumentada también los controlan las grandes corporaciones, las que durante mucho tiempo han estado librando una guerra contra la pornografía. Por ejemplo, las gafas Oculus Rift pertenecen a Facebook y Google fabrica Google Glass.
En 2013, el co-propietario de Mikandi, Chris O'Connell estuvo en la conferencia anual de Google donde se compró las gafas Google Glass, una de las primeras gafas de realidad virtual en el mercado, para tratar de desarrollar su programa informático (software). Muy pronto presentó la aplicación Tits and Glass: que con su ayuda se podían hacer fotografías eróticas para compartirlos con otros usuarios y para hacer comentarios.  Google bloqueó inmediatamente esta aplicación y cambió el Convenio de usuario, prohibiendo la pornografía. O'Connell probó ejecutar su aplicación aún en varias tiendas de aplicaciones de Google, pero fue bloqueado en todas partes. De todas maneras, empresas tecnológicas como VRTube y VirtualRealPorn continúan la búsqueda de maneras de salir al mercado de la realidad virtual, ya que a las finales, para esto no sólo existe Google.  
En enero de 2017, el famoso estudio de pornografía Naughty America de repente apareció entre los participantes de CES -una gran exposición internacional de electrónica-, que se celebra cada año en Las Vegas. Naughty America es una empresa pornográfica estadounidense líder, que es una de las primeras empresas que empezó a hacer contenidos para las gafas de realidad virtual. Actualmente, el estudio ya ha filmado 100 películas para diferentes dispositivos, por ejemplo, para Samsung Gear VR y Oculus Rift
En la exposición CES, a la empresa de producción de videos pornográficos le invitaron en el último minuto, Naughty America se situó en la sala de conferencias más distante, y no se le permitió ni colgar ningún anuncio de banner en otros locales, ni incluso  colocar su escaparate para que los visitantes puedan encontrarla. Sin embargo, la aparición de Naughty America en el CES, es una buena señal para toda la industria de la pornografía, ya que durante los últimos 16 años, a ninguna empresa vinculada con la pornografía, se le permitió participar en la exposición. 
Por ahora sólo los estudios de ponografía con contenidos de pago tratan de entrar al mercado, porque los servicios "piratas" ya están por todas. El sitio PornHub ya tiene alrededor de 2000 videos optimizados para gafas de realidad virtual. En enero de 2017, este servicio de video proporcionó su estadística de vistas de estos videos: cerca de 38 millones de personas visitaron el sitio para ver pornografía en 3D. Se repite la misma historia, al igual que en Internet en 2D: la ponografía no va a desaparecer, ya que sólo se está volviendo gratuita y está perdiendo su calidad. Luchando con los estudios de pornografía, las empresas tecnológicas no reducen la cantidad de pornografía en el mundo, sino que sólo  les "asfixian" a los empresarios con los que podrían cooperar  de forma favorable.
-------
Traducido y adaptado por Mauritz.
(Ref.: Secretmag)

No hay comentarios:

Publicar un comentario